Pintura al ÓLEO


Los colores al óleo se preparan mezclando aceite y pigmento seco en un recipiente giratorio; el producto es una pasta dura y bastante seca, consistente pero suabe.

Tras un molido completo, los aglomerados se descomponen y cada partícula de pigmento queda rodeada por aceite, con lo que la pintura queda completamente dispersada.

Los aglomerados suelen tener aire encerrado en los huecos entre las partículas; si las partículas dispersas de una pelicula se sedimentan y vuelven a formar grumos, sus intersticios contendrán aceite. El resultado de esta pintura será inestable.

Además del pigmento puro y el aceite, los fabricantes añaden a los colores otros minerales, con el fin de mantener el pigmento en suspensión para que no se separe del aceite.

Los materiales empleados como estabilizadores para el óleo son de tres clases:

- Ceras o materiales céreos, que producen una condición gelatinosa en el sistema aceite-pigmento.

- Agua o soluciones acuosas, que producen el mismo efecto al emulsionar el aceite.

- Ciertos pigmentos inertes, como el hidrato de alúmina, que producen pastas muy cremosas. La adición de ceras de abeja o esteratos y palmitatos de aluminio o zinc, producen pastas cremosas, y si se usan estos materiales en cantidades muy pequeñas, existe poco peligro de que se produzcan efectos perjudiciales en la estructura y resistencia en la pelicula de aceite.

 

LA TÉCNICA DEL ÓLEO

Obviamente existen tantas técnicas y combinaciones de técnicas para pintar al óleo como escuelas de pensamiento artístico, pero las reglas que rigen la correcta aplicación de los materiales son las mismas en todos los casos. Sus restricciones generales dejan amplio margen para adaptarlas a las necesidades especiales y a los requisitos de los diversos tipos de trabajos. Por lo tanto, hay que comprender que en estas observaciones, como en la mayoría de las explicaciones de los procesos pictóricos, se han escogido ejemplos lo suficientemente amplios como para abarcar la mayoría de las variaciones, y se han seleccionado los medios más claros o más sencillos para demostrar los principios implicados.

El ejemplo más sencillo de pintura al óleo es la producción de un sistema de dos o tres capas, tal como las que se aplican al pintar una pared. Cuando se aplica pintura a un lienzo, una tabla o una pared con fines pictóricos o decorativos, la pintura se comporta según las mismas reglas que gobiernan la pintura común de paredes, y los principios básicos de aplicación correcta son los mismos en ambos casos.

Una de las primeras consideraciones es que la superficie debe estar libre de humedad y hay que tomar precauciones para impedir que penetre humedad por detrás. Otra es que el grado de absorción de la superficie debe de ser uniforme, para lo cual se puede aplicar primero una ligera capa de cola que permita penetrar a la pintura y al mismo tiempo selle los poros.

Si se quiere pintar una suoerficie sólida e impermeable hay que tratarla macánicamente para dotarla de poro o grano y la capa de imprimación se compone de materiales con fuertes propiedades adhesivas, que produzcan una superficie tan áspera que aún después de lijarla siga teniendo bastante grano. Las superficies de madera o yeso que ya hayan sido pintadas anteriormente y tengan superficies lisas o lustrosas hay que lijarlas con lija o estropajo metálico, para crear una base con el suficiente grano para que la pintura se adhiera bien.

Es un sistema de tres capas; la primera debe ser la de textura más áspera, la segunda de grano más fino y la tercera la más fina de todas. Además, una capa superpuesta, que debe de ser lo bastante flexible como para dilatarse y contraerse junto con las capas inferiores.

Para la disolución de la pintura se emplea el aceite de trementina o un disolvente similar, controlando así el espesor de la capa de pintura. La adición de medios oleorresinosos a los colores en un tubo es un tema bastante complicado.

 

Efecto de textura GRUESA

En el pasado algunos pintores han logrado efectos de textura rugosa en lugar de un acabado liso, y los que han seguido los procedimientos tradicionales, manteniendo los empastes dentro de los límites aceptados, han logrado este resultado mediante la selección y experto manejo de las adecuadas medidas técnicas. Más recientemente, los pintores experimentales han producido texturas muy marcadas, burdas exageraciones de estos métodos, a base de amontonar grandes grumos de pintura en el lienzo o mezclando con la pintura materiales de partículas muy gruesas, como arena gorda o sal. Así, se han usado para este fin materiales de dudosa estabilidad como serrín, posos de café, tabaco y otros, y a veces se ven empastes muy espesos, manipulados para crear efectos esculturales y texturas accidentales. Esto conlleva grandes dificultades de limpieza en un futuro.

Otro método de obtener texturas es espolvorear vidrio molido, sílice, piedra pómez u otros polvos secos sobre la pintura húmeda y/o en las superficies.

También se pueden crear diversos efectos de textura irregular y accidental por el proceso conocido como despegue, que consiste en apretar una hoja de papel o una tela sobre la pintura húmeda y levantarla de modo que se lleve parte de misma. Aplicados a zonas pequeñas estos efectos se pueden controlar bastante bien.

 

Acabado MATE o DESLUSTRADO

La fabricación de pinturas líquidas brillantes o mates se puede regular normalmente variando las proporciones de trementina y aceite aglutinante, pero se necesita cuidado y precisión.

Si se añade una mayor cantidad de trementina, se producirá una superficie mas áspera, y la luz, en lugar de reflejarse en una superficie lisa como un espejo, se descompondrá y reflejará en todas direcciones, produciendo un efecto mate.

Si la proporción de aglutinante es intermedia, el efecto del acabado será semimate, como el de una cáscara de huevo.

Si se intenta lograr una acabado mate diluyendo excesivamente la pintura en tubo con trementina, el efecto puede ser mate, pero la pelicula quedará debilitada en tal medida que es posible que el pigmento acabe por desprenderse, o se formen grietas u otros defectos.

Cuando se aplican colores puros, normalmente brillantes, sobre imprimaciones mucho mas absorbentes que un lienzo preparado corriente, la base absorve gran parte del exceso de aceite, produciendo un efecto mate; pero no siempre se puede confiar en esta acción para lograr un acabado mate uniforme. La base debe de tener un grado de absorvencia bastante exasto, sin ser ni demasiado absorbente ni demasiado impermeable. No siempre es posible preparar imprimaciones de calidad y espesor tan uniformes que no aparezcan puntos mates y brillantes; la primera capa que se aplica sobre la base absorbente actúa como imprimación, y las pinceladas que luego se apliquen sobre ella parecerán más brillntes. Si la pintura o el medio contienen resinas, será mas probable que aparezcan puntos brillantes irregulares. El tratamiento final después de que se seque la pintura con barniz, se utiliza para producir un acabado mate en algunos casos.

Una manera de producir un acabado mate que a primera vista parece ofrecer una superficie deseable para utilizar en imprimaciones, es mezclar un pigmento blanco seco con la pintura. Esta mezcla tendría que conferir todas las desventajas de una pintura mal molida. Además, si la superficie del producto resultante se seca fácilmente, su parte inferior en contacto con el soporte se secará igualmente, aumentando el riesgo de mala adhesión y fragmentación con el tiempo.

 

LOS BARNICES 

Los barnices pueden emplearse para varios fines, cada uno de los cuales exige un producto que cumpla ciertos requisitos:

- Barniz para cuadros. Capa final que se aplica a los cuadros al óleo o al temple, para protegerlos y para lograr un acabado uniforme.

- Barniz de retoque. Para recuperar la apariencia húmeda del cuadro en un lienzo seco, antes de seguir pintando en él.

- Barniz para mezclas. Ingredientes que forma parte de los medios que se añaden a los colores en tubo, para diversas técnicas de pintura al óleo y como ingrediente en emulsiones al temple.

- Barniz aislante.Solución de una resina insoluble en esencia de trementina y alcoholes minerales, que se utiliza como aislante intermedio enter capas de pintura.